fractalTeams®
INTRODUCCIÓN A fractalTeams®
Una organización empresarial para el siglo XXI

[ Autor: Michel Henric-Coll ]

1. POR QUÉ CAMBIAR DE SISTEMA ORGANIZATIVO

2. BASES DE UNA NUEVA ORGANIZACIÓN

3. EL MODELO fractalTeams®

4. FUNCIONAMIENTO DEL EQUIPO FRACTAL

5. CONSTRUCCIÓN Y VIDA DE LOS EQUIPOS

6. A MODO DE CONCLUSIÓN

Beneficios de la organización en equipos fractales

Nacida como solución a los problemas que genera actualmente la organización clásica sobre la empresa, los trabajadores y la sociedad, es lógico que antes de terminar esta introducción al modelo fractal teams, reflexionemos sobre los beneficios que la nueva organización aporta a todos ellos.

Los beneficios para la empresa son muchos: la mayor implicación de los trabajadores genera un mayor rendimiento a largo plazo, una mayor retención del talento y, debido a un clima laboral con tensiones aliviadas: un mejor servicio y calidad al cliente. La reducción del absentismo, la menor rotación de personal, la supresión de muchos costes ocultos debidos a rivalidades y paradojas de gestión se traduce por importantes ahorros en costes. La sinergia positiva genera mayor productividad, mayor eficiencia.

En la organización fractal, el trabajador recibe una comunicación coherente, su trabajo adquiere mayor sentido gracias a su participación en la organización y diseño de las tareas, la reducción del estrés y de la ansiedad genera a su vez una disminución de las enfermedades laborales que padece ahora todo el colectivo de trabajadores. Al encontrar sentido a su trabajo, encuentra motivación, lo que genera endorfinas en lugar de tristeza y desamparo. La mejora significativa del clima laboral y el tener relaciones sociales más gratificantes no sólo tiene consecuencias positivas en la empresa, sino también en la vida personal y familiar, lo cual realimenta positivamente en el trabajo.

Para la sociedad, la cultura de rivalidad puede verse sustituida por otra de colaboración, el coste social de las enfermedades laborales – que ahora no para de aumentar – puede disminuir. A mayor productividad y más población en activo, más ingresos y más consumo, motor de la economía. Pero por fin, creo que un modelo que respete al ser humano en sus metas existenciales y admite que constituye no solamente un posible recurso sino una finalidad en sí misma es un modelo mucho más sostenible de sociedad.

Llevamos un siglo de herencia taylorista y es tiempo de darse cuenta de que la Organización Científica del Trabajo fue una buena solución pero que ya no lo es. La organización fractal, pese a utilizar un componente tradicional como los equipos de trabajo, introduce planteamientos y conceptos sobre el papel y la contribución de los empleados, así como en las maneras de organizarlos que en varios aspectos, rompen totalmente con los modelos actuales.

En un siglo, la empresa se ha ido convirtiendo en un sistema muy peculiar, porque parte de su entorno (la más importante) es también parte del sistema (la más importante). Sin las personas, no existe la empresa (el sistema), y sin las personas, no existe la sociedad, ni existe el mercado (el entorno). No es correcto diferenciar el sistema empresa de su entorno cuando sendos componentes esenciales resultan ser el mismo. Se parece al caso de la medusa que vive en el agua y está esencialmente compuesta de agua, no podríamos aislarla de su entorno y a la vez mantener sus constituyentes vitales. De igual manera, la empresa depende de una misma población para seguir produciendo como para que su producción encuentre salida.

Hubo una época en la que las empresas y la sociedad estaban fuertemente tabicadas. Dentro de ellas: los que poseían, los que decidían, y los que ejecutaban. Fuera de ellas: los que poseían, decidían y consumían – y que eran prácticamente los mismos. El resto de la población era los que en las empresas ejecutaban.

Hoy toda ha cambiado. Son las mismas personas quienes hacen que las empresas funcionen y quienes consumen sus productos, tal vez no si bajamos al nivel de cada individuo, pero sí tomados como conjuntos. No existe discontinuidad entre el sistema y su entorno, el entorno está dentro. Las empresas que no entienden que adaptarse a sus trabajadores es también adaptarse a sus consumidores están condenadas.

La crisis financiera que vivimos actualmente está tapando a una crisis mayor: la de una desmotivación laboral que se está generalizando, de la pérdida de confianza de los trabajadores en las empresas, de costes sociales por enfermedades laborales en permanente incremento, y de tal pérdida de metas existenciales que llevan a cada vez más trabajadores a la desesperación. La reciprocidad entre empresa y personal ya no es una alternativa sino el único camino posible.

La organización en equipos fractales, con sus pilares de autonomía, sentido y reciprocidad, constituye una solución para el siglo XXI.



7. GLOSARIO FRACTAL

0.6